Trini

Querida amiga:

Te escribo esta carta para poder decirte todo lo que no me atrevo a decirte en persona. Si, ya sé que está pasado de moda esto de escribir cartas, pero  que le vamos a hacer. Soy así de carca.

El motivo es para decirte que ya no puedo más. Que me llevas “como cagalló per cequia”, que tengo que alejarme de ti porque mi integridad física peligra ( la psíquica ya la perdí hace tiempo), y que  no puedo seguir tu ritmo vertiginoso de vida. Me rindo.

Cada vez que he intentado hablar contigo, para expresarte mis intenciones y  te soltaba el clásico , “Trini, amiga mía, tenemos que hablar”, tú me esquivabas con excusas baladís, diciéndome, “me pillas en un mal momento, estoy haciendo puenting…”Uy, que mal, imposible, estoy arreglando el desagüe del lavabo, no sabes el lío que tengo montado” o , “ ahora no puedo atenderte, estoy comprando un motor fuera borda, que el que tenía se me ha oxidao”…excusas, chorradas.

Al principio, no me importaba porque cuando te conocí ya sabía que eras un culo inquieto y justamente eso era lo que me parecía más interesante de ti. Pensaba. “Ay que ver, que chica más maja… Es como el rabo de una lagartija, no para ni un momento”. “Me vendrá bien salir con ella. Una chica tan activa, divertida, es una campanilla. Imposible aburrirse con ella”.

Poco a poco, me fuiste enredando en tu vorágine de actividades enloquecidas y cuando quise darme cuenta, me ví un día, encaramada a lo alto de un pico, haciendo una vía ferrata, pasando más frío que caracuca, `porque me habías dicho que eso molaba mogollón, y a la semana siguiente, estábamos tirándonos con un traje de neopreno, haciendo barranquismo y a punto estuve de romperrme la crisma por tu culpa.  Pero bueno. “Era por mi bien”, me decías. “La aventura es así”, añadías entre risas.

Entre risas. Yo temiendo por mi vida, y tu partiéndote de risa. Tú siempre pensando en planes descabellados y yo cayendo en ellos. Aún me acuerdo cuando nos embarcaste a Auxi y a mí en aquella ruta infernal de días y días andando por el Himalaya. Allí lo de menos fueron las largas jornadas caminando y el frío que hacía. Allí lo que peor llevé fue la humillación de tener que ir ataviada de ésta guisa: . Yo, que solo llevo vestidos  de Dolce y “Gitana” (bueno, vale, de mercadito, pero auténticos Dolce y Gitana), teniendo que verme así. ¡Que vergüenza!

Por no hablar de la de horas que me ha tocado esperarte porque la señorita tenía que comprar esto o aquello, en el último momento. Recuerdo un día que teníamos que ir a entrenar y pasamos por delante del Decathlon, donde por cierto, te tienen reservado un loft para que te quedes ya allí a vivir, porque menudo chollo tienen contigo….Me dijiste: “acompáñame un momento, que tengo que comprarme unos escarpines, que este fin de semana me voy de buceo a las fosas abisales de las Azores”. No sólo saliste con los escarpines, sino que  compraste unas bombonas de oxígeno, un traje de neopreno, que metiste dentro de un kayak el cual salimos cargando sobre nuestras cabezas como hacen los indios . “es que estaba de oferta”- me espetaste, y yo pensando: ¿pero que narices hago yo con un kayak en la cabeza?

De locos. Es de locos. Menos mal que no te hice caso y pasé de ti, cuando insististe en que te acompañase a Groenlandia. Que manía con los países fríos. Antes habías estado en Islandia, al verano siguiente en Noruega y ahora Groenlandia. . Y es que yo ya empezaba a dar muestras de rebeldía ante tus disparatadas propuestas.

“El próximo puente me voy a nadar con los delfines. Es una terapia muy buena para quitarse el estrés, ¿te vienes?”. “No, no, ni hablar, que con el agua se me riza el pelo. Además, ¿no se te quitaría el estrés igualmente durmiendo  una siesta?, a mi me va de cine”, recuerdo que te dije, pero tu erre que erre, venga a hacer cosas, y cuanto más raras mejor, y todas a la vez.

Pero si hasta un juez, en un juicio te tuvo que reconvenir porque estabas haciendo cosas raras durante la vista:

  • “Por favor, abogada, ¿me puede usted decir que está haciendo ahí de pie a la pata coja?”
  • “Señoría, se llama “proporcepción”. Es que esta tarde tengo series, y como no me dará tiempo de hacerlas, ya si eso, las hago ahora, y así, Suso no me riñe porque no las hago nunca”

Cuando quedamos ( y tengo “testigas”) siempre llegas tarde. “Ay perdonad, -te excusas -, eso sí, muy educadamente-, es que antes de salir de casa, he tenido que cambiar el tapizado del coche, porque no hacía juego con mi bolso, y luego como pasaba por el súper, he hecho la compra de Navidad, que ya sé que faltan once meses, pero eso que llevo adelantado, y después cuando he ido a aparcar el gorrilla me ha contado su vida, y como me ha dado pena,  le he llevado a su casa que dice que no tenía bonobús, y por eso he llegado tarde.

¿Y la vez aquella, que estábamos ensayando los relevos para la EKIDEN,y a ti, (¡que raro!), no te había dado tiempo de pasar por casa a cambiarte, y viniste a hacer los relevos con tacones?

Digo yo que en este frenesí impetuoso en el que vives, algo tendrá que ver tu nombre. Trinidad: tres en uno, tres cosas a la vez. No te conformas con hacer carreritas de 21 kilometros, o de 42 , noTú tenías que hacer un triatlón. Tri-ni, tri-atlón,tri-bunal…¡¡¡tri-butos¡¡¡¡

¡Anda, claro! ¡Ahora lo entiendo!… Si mujer sí, lo de los “tributos”. Por eso te gustan tanto. Porque empiezan por “tri”.

“El viernes que viene hay uno buenísimo . Los Mojinos Escocíos. Buah, no te lo puedes perder”. Desde luego que tú no te los pierdes. No te pierdes una….tributos, cenas, conciertos…

Eso en lo que a jolgorios se refiere, pero ¿y si hablamos de trabajo?. Siempre de viaje de aquí para allá, Grecia, Cuba, Oporto, Marruecos…

“Ayer no viniste a entrenar” – te comento extrañada. “No, es que estaba en Oporto. Tenía una ponencia. Ahora en cuanto acabe el largo, tengo otra en Atenas ”.

“¿Vienes al fin de semana a Bronchales?”, “Por supuesto, no me lo pierdo. Antes tengo un congreso en Marruecos, pero en cuanto acabe, me acerco. Me pilla de paso. En cuanto llegue, os hago la paella“

Y así todo. Y yo que ya peino canas, no estoy para tanto trote. Lo he intentado pero ya no puedo más.

El remate, la estocada, la puntilla me la diste cuando te empeñaste en que aprendiéramos a bailar sevillanas, porque nos íbamos a Córdoba y tú te habías imaginado que allí van todos vestidos con sombrero cordobés, montados en caballo, y cuando bajan del cuadrúpedo, se ponen a bailar. Así que convenciste a María, para que nos enseñara. Y yo no pasé del primer paso. Pero tú empeñada en que tenías que saberte los cuatro pasos, porque si no en Córdoba íbamos a dar el cante.  Un día que estábamos entrenando en el río haciendo series me dijiste con la mayor naturalidad:

“Mientras estamos en el minuto de descanso, entre serie y serie, podíamos ensayar los pasos de las sevillanas”.

Y ahí ya me dí cuenta de que lo nuestro era imposible, querida amiga. Y por eso te he escrito esta carta. He pensado dedicarme a la vida contemplativa y me voy a ir a un monasterio a meditar y a descansar porque tantos años a tu lado, me han pasado factura, y por eso pongo tierra de por medio. No vengas a visitarme, porque me vas a revolucionar a las monjas.

Ah,y  por cierto.  Enhorabuena por el contrato que has firmado con Jesús Calleja para formar parte de su equipo de viajes extremos. No sabe el pobre hombre, la que le ha caído encima. Ya estoy viendo como empezaran sus programas:

“Estoy aquí… en medio de la nada… con Trini….¡Por favor!, que alguien venga a rescatarme”

—FIN—

       

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/20/d530972979/htdocs/wp-content/themes/gameplan/inc/widgets/latest-post-type.php on line 56

Recent Posts

 
Trini
Querida amiga: Te escribo esta carta para poder decirte todo lo que no me atrevo a decirte en persona. Si, ya sé que está pasado de moda esto de escribir cartas, pero  que le vamos a hacer. Soy así de carca. El motivo es para decirte que ya no puedo más. Que me llevas “como
Octavio
La primera vez que hablé con Octavio, allá por el 2013 recuerdo que pensé: “Que chico más modosito, tan serio, tan formal, tan recto”.  ¿He dicho recto?, ¡Y tanto!. Octavio corría ( y aún lo sigue haciendo), tieso como un palo. Corre como se tiene que correr, dejando el torso bien  erguido y dirigido al
Volta a peu fallera 3 de noviembre del  2019
Gran actuación del equipo Susodelafuente en la carrera, donde como siempre, además de nivel competitivo, un gran compañerismo. ¡¡¡Felicidades Equipo!!!
Trail de montaña de Montanejos 2 y 3 de Noviembre 2019
Trail de Montanejos con magníficas sensaciones de todos nuestros atletas y magníficas marcas lo que nos auparon a lo más alto en sus respectivas categorías. Pablo corrió la 15km disfrutando mucho la foto lo dice todo y termino en poco más de 2h. Pedro Vicente y Raquel también hicieron gran carrera en los 30km terminando
Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP, 27 de octubre 2019
Magnífica carrera la Media Maratón de Valencia con más de un 70% de objetivos logrados lo que ver el gran esfuerzo en los entrenos tiene su recompensa. Día para disfrutar de las calles de tu ciudad a tope de animadores y el equipo susodelafuente estuvo también presente en el punto Km20.2 Una especial mención a
Auxi
No voy a perderme en descripciones amables ni rodeos sensiblones para describir a esta susera. Con una sola imagen la vais a reconocer enseguida. Os presento a Auxi. ¿A que la habéis reconocido enseguida? Esa es ella. Esta vez me va a caer una buena, porque me estoy tomando la libertad de hablar de alguien

Info de contacto

 

Puedes contactarme a través del teléfono o en mi correo electrónico

Telf :     665696525
Email:    info@susodelafuente.com
Direc: Valencia C/Alzira 10, pta 6

Ofertas

 

Escucha Running FM

 

Patrocinadores