Rosa

¿Cómo llegó Rosa al grupo?. No puedo recordarlo. Seguro que su primer día con nosotros, fue tan discreto, que ni el propio Suso debió darse cuenta de que “teníamos chica nueva en la oficina”. 

Seguro que se acercó a nuestro banco de piedra, igual que cuando llegó al mundo, que lloró un poquito para avisar de que ya estaba aquí, y ya nunca más sus padres volvieron a oírla. Ya de bebé, ni rechistaba, para no molestar. Sus padres se despertaban por la noche, para acercarse a su cuna y poder comprobar que seguía respirando, porque no podían creerse que esa niña recién nacida, no incordiase, ni molestase. Así que desde niña, esa fue la constante en su vida: no incordiar a nadie, y hacerles la vida más fácil a quienes tiene cerca, a su familia, a sus amigos y a quien la necesite…

Así, que Rosa hizo acto de presencia en el equipo, igual que nació, sin hacer ruido, casi sin decir nada. Seguro que al llegar al banco, dejaría  sus cosas discretamente, para ponerse a correr acto seguido con esos pasitos suyos, cortos, silenciosos, sigilosos y…. ¡tan cabroneeeees!.

¡Maldita sea!. ¿Cómo es posible que una chica tan pequeña como Rosa, que corre sin dar grandes zancadas, prácticamente sin levantar los pies del suelo, que en vez de correr parece “una muñeca de famosa que se dirige al portal”, cómo es posible, repito, que corra una 10 K a menos de 5’20 el km?.

En las carreras sale en los cajones de atrás, tan modesta ella, tan obediente y respetuosa con las normas, convencida de que su dorsal no le faculta para ponerse en los cajones de los rápidos.

Pero llegado un momento indeterminado de la carrera, verás que alguien con la misma camiseta que tú, te está adelantando por un lateral disimuladamente, como quien no quiere la cosa, porque no te saludará, ni te preguntará, “¿qué tal vas?”.

Al momento, perderás de vista la camiseta verde conteniendo a Rosa dentro, y a los pocos segundos se convertirá en un puntito en la lejanía, mezclado entre los otros cientos de puntitos que te preceden.

Rosa, si me vas a adelantar, (cosa que ya doy por hecho y asumido),   por lo menos, pídeme paso, o pídeme permiso, o pídeme perdón por la humillación a la que me vas a someter una vez más. Es muy triste ser siempre la última.

Algo oculta. Debe tener un truco secreto. Yo le hago preguntas disimuladas, para averiguar dónde está la trampa. Porque encima, tiene la desvergüenza de confesar (esto no lo leas Suso, haz como si no fuese contigo ), que no ha entrenado, que va a la carrera, a pelo, porque claro, en Navidad con tanta comilona, y tanto fiestón, cualquiera entrena, o que si ha tenido mucho jaleo en el curro y no le ha dado tiempo de bajar, o que si su Tete querido le ha pedido que se quede a cuidar de su otro Tete, el pequeñín.

Y encima ahora, a Rosa se le amontonan los “Tetes”. Si no me salen mal las cuentas, ahora ya tiene cuatro “Tetes”, a quienes entregar su amor incondicional de hermana y tía supercariñosa y superconsentidora.

Rosa empezó a correr por su cuenta, como hacemos casi todos, creyendo ilusamente, que esto de correr consiste en andar a paso ligero sin más… Pero en su caso, lo de andar a paso ligero, le llevó directamente a correr medias maratones acabándolas “tan fresca,  como  una “ídem. ”.

De hecho, su primera carrera con nosotros fue la emblemática Media Maratón de Santa Pola donde se topó por primera vez con dos grandes monstruos del equipo: Pilar, “el terror de los organizadores de carreras”, “la reventadora de vitrinas repletas de trofeos”, y Paco, “el hombre de rostro impenetrable”, “el sesentón con las piernas de corredor más bonitas que las de mi sobrinos veinteañeros ”…

Algo debió pasar en Santa Pola que sirvió para que Rosa quisiera quedarse con nosotros… Hay documento gráfico que lo atestiguan, incluida una cama de hotel por medio…Pero no seré yo quien desvele secretos de alcoba.  Lo que pasó en Santa Pola, se quedó en Santa Pola.

No le costó tomar la decisión de apuntarse al equipo y es raro porque en eso de tomar decisiones…Rosa es… ¡¡¡¡un auténtico desespero!!!

En la feria del corredor de Berlín, las malas lenguas me contaron, que casi llegaron tarde a los cajones de salida, porque Rosa estaba en la feria del corredor desde la tarde de antes, dudando  si comprarse una riñonera Nike de  diseño ligero ultracompacto con un bolsillo ampliable, cinturón elástico y cremallera delantera, o una riñonera Adidas con detalles reflectantes, y material exterior de poliéster con cierre lateral centralizado y elevalunas eléctrico…”

  • ¡Rosa!, o te decides o ahí te quedas. Nosotros nos vamos que se nos enfrían las salchichen con kartofen.

Y al día siguiente:

  • ¿Pero aún estás ahí? Nos vamos al cajón de salida, que falta un minuto para que empiece la carrera.

Y Rosa:

  • Vale, vale, enseguida voy yo. Cogedme sitio, que aún no tengo claro que riñonera comprarme.

Por eso me sorprende tanto, que siendo tan indecisa, incapaz de decantarse entre un bocata de tortilla de patata con cebolla o sin cebolla a la hora del almuerzo, de repente así, le da un pronto, y va y se apunta a la Maratón.

Bueno. En realidad ha tardado 5 años en decidirse.

La Pequeña Gran Rosa, va a correr la Maratón este año. Como acuda a animarla toda la gente que la conoce en Valencia, a lo largo de los 42 kilómetros, el nombre de Rosa se oirá, como un eco. Solo a la fiesta sorpresa de su 40 cumpleaños acudieron casi 90  personas. Por algo será.

Y es que a Rosa la conoce todo el mundo. A veces, cuando entrenamos por el río, alguien la saluda. Y ella, tan educada, tan “queredora”, tan disponible, no tiene inconveniente en parar el entrenamiento (Suso, esto tú ni caso, no lo leas) y se para a platicar.

  • Seguid vosotras que luego ya os alcanzo.

Y tanto que nos alcanza. A mí me alcanza siempre. Aunque eso no es ningún mérito. A mí me pasa todo el mundo. Pero como se despiste Paco Pepe, en un par de carreras, es hombre muerto… Yo aviso.

Y es que Rosa es famosa. No en balde, se mueve en el mundo de la farándula como Pedro por su casa.

Recuerdo una noche de verano que fuimos a ver un espectáculo en los jardines del Palau de la Música, donde actuaban sus amigas las cantantes y actrices de los distintos espectáculos en los que ella participa tocando el acordeón. Por cierto, ganó un campeonato de España tocando el acordeón y nunca se ha jactado de ello, ¡oye!

Cuando terminó el espectáculo, ella saludó a todo el elenco de cantantes uno por uno. Y luego a gente del público que también la conocían. Y luego a un chaval que fue profesor suyo de música y luego saludó a otro que pasaba por allí, y luego se percató de que más allá había alguien que le sonaba de no sé qué, y no se quedó tranquila hasta que no lo averiguó, y menos mal que al final se quedaron los asientos vacíos y ya no había nadie más a quien saludar.

  • Rosa, si lo llego a saber, me traigo la ropa de correr, porque un poco más y nos da la hora de irnos a entrenar. Total, ya estamos en el río…

Es la persona más honesta y honrada que conozco. Cuando fuimos a correr la Media Maratón Vigo/Bayona, en el centro escolar donde trabaja, no le dieron permiso para salir aquel viernes, dos horas antes. Rosa ya tenía la reserva del hotel, ya había comprado el dorsal y por supuesto ya había pagado el billete de avión. 

Yo habría improvisado cualquier excusa, con tal de escaparme esas dos horas antes, y no perderme ese viaje. Pero Rosa es incapaz de mentir. Por culpa de esas dos horas que no le concedieron, se quedó sin correr esa Media Maratón de Vigo, y se perdió el divertido fin de semana que pasamos quienes sí que tuvimos la suerte de ir.

Y también se ha quedado sin correr la Media Maratón de Nueva York. La verdad es que se nos fueron al carajo todas las carreras proyectadas para esta primavera

Dejé el relato de Rosa a medias, cuando empezó esta locura del corona virus que nos ha dejado a todos tan descolocados, que nos ha cambiado nuestra rutina y que nos ha obligado a aceptar que por una vez, no es una lesión la que nos impide correr, sino una fuerza mayor, y de graves consecuencias.

Cada uno conjuramos como podemos al bicho cabrón que nos ha dejado encerrados en casa. Pero, Rosa se burla de él, todos los días a las ocho de la tarde. Rosa se abraza a su acordeón, y regala a sus vecinos, pasodobles y canciones y la gente por unos minutos se olvida del jodido virus porque mientras dura la música, no son las partículas portadoras de muerte, lo que sobrevuela el aire, sino los alegres acordes con los que Rosa se burla del enemigo.

Querida Rosa. En estos días, además de amiga y compañera de entrenes y de  carreras, me encantaría más que nunca, tenerte como vecina. Ninguna de mis vecinas ha conseguido hacerme bailar un pasodoble en el balcón de mi casa, como has hecho tú con tus afortunados vecinos. Tendré que conformarme con los vídeos que has colgado el tu facebook

Y ya para acabar voy a adjuntar aquí, con permiso de “tu tete” las notas que me adjuntó, cuando le pedí que me contestase a tres o cuatro preguntas sobre ti. Lo adjunto aquí porque sé que te va a encantar.

Este es de la media de Berlín con acordeón prestado, con importante propina, por el tipo que aparece al lado. Igual sirve

Mi hermana Rosa ha sido , es y será el amor personificado.  Es lo que se llama literalmente VIVIR PARA LOS DEMÁS. Es feliz haciendo feliz a la gente. Incluso de niña, antes de tener uso de razón ya se daba a los demás.  Nuestra hermana mayor PILI, que es dos años mayor que, a pesar de compartir el mismo signo zodiacal (las dos son géminis), era el lado opuesto.

Por ejemplo, cuando nació PILI, no paró de llorar hasta los dos años. Mis padres no pegaron ojo en todo ese tiempo, y además era mala comedora. Y de repente a los dos años llega Rosa, justo 6 días antes de que PIli cumpliera los dos años. Rosa Lloró al nacer sólo un poquito, para avisar de que había llegado y nunca más volvió a hacerlo.

Cuenta mi padre, que tampoco podía dormir con la llegada de Rosa, pero era porque se despertaba cada dos por tres para comprobar si respiraba, porque no se podía creer que aquella niña fuera tan diferente de la primera.

Conforme fue creciendo tuvo de maestra a su hermana Pili para hacer cualquier trastada. Ya entonces, Rosa era tan obediente y complaciente como ahora. Hacía todo lo que a la “motoret” de su hermana Pili se le ocurría

-«Vamos a disfrazarnos con la ropa y los tacones de la mamá!» -Y Rosa se dejaba vestir y pintar con  sombras azules en los párpados,  como se estilaban en los años 70.

Y si tocaba jugar a peluqueras  y a Pili se  le  ocurría cortar el flequillo,   Rosa se dejaba hacer, sin rechistar. Como recuerdo, tenemos una foto que preside la mesa familiar del comedor, donde Rosa luce el resultado de la peluquera en prácticas que era su hermana

Mi madre era una gran modista y cosía mucha ropa para Rosa y Pili. Cuenta mi madre muchas veces que les hizo unos vaqueros con unos tirantes cosidos. Pero resulta que a mi hermana Pili, no le gustaban los tirantes. Así que se cortó sus tirantes y luego le dijo a su hermana.

– “Ahora te los corto a ti también”.

Y Rosa una vez más, me  imagino que con esa sonrisa que pone cuando cumple el deseo de alguien,  seguro que le diría:

– “Vale, Pili, lo que tú digas”

Y claro, luego  la regañina, era para las  dos.

 Así que más que hacer trastadas, Rosa se dejaba hacer, era cómplice de su hermana mayor para verla contenta.

Rosa fue creciendo y le cogió gusto a eso de ponerse la ropa de mi madre, pintarse, ponerse tacones y jugaban con mi madre mucho en casa. Lo llevaron a tal extremo que cuando venían familiares o amigos de mis padres a cenar, en cuanto acababan la cena y los adultos se despistaban, Rosa que nunca tiene bastante tiempo para estar con los que quiere, se le ocurrió un día vestirse con la ropa de mi madre, tacones, sombra de ojos y se fue a la puerta de entrada de la casa, puso una banqueta que había en el recibidor, se puso en pie con una escoba junto a mi hermana Pili también y empezó a suplicar: –

“Quedaros un poco más, quedaros un poco más”, mientras movía la escoba, que en sus manos parecía una barita mágica.

Rosa siempre estaba canturreando junto con mi hermana, no paraban.

Cuando Rosa tenía 8 años mi madre se quedó embarazada de mí . Y cuenta mi madre, y así lo veo en fotos, que Rosa  no la soltaba de la mano, paseaba con ella y le decía, ¡Mamá no te acerques a la carretera! Siempre besando y acariciando la barriga de mi madre.

Rosa siempre al lado de mi madre, dormía con ella muchas veces y ni se movía para no hacerle daño en la barriga, le decía a mi madre.

También puede ser porque era muy miedosa y desde pequeña se despertaba a media noche y a veces se iba a dormir  a la cama de mis padres.

 Pero ni se movía, quizá por ello ha recuperado toda esa pausa en sus carreras.

Era tan buena, que cuando íbamos al chalet a dormir, le pedía a mi hermana que le dejara juntar las camas para sentirla cerca y no tener miedo.

Pili cuenta que a veces le decía (pero no me toques que hace calor) o le decía de broma (te dejo juntar las camas si me das 50 pesetas) y cuando la pobre decía Vale! mi hermana Pili le decía: estás tonta! 

Vamos que se puede ver muy claro la esencia de Rosa, puro ángel. Y es que desde antes de nacer fue mi ángel de la guardia. Mi hermana mayor, muy diferente en otros aspectos ha sido también la protectora de los dos, no recuerdo nunca haber estado enfadados.

Siempre presumimos lo que nos queremos los tres y no paramos de decirnos siempre entre los tres TE QUIERO. Mi hermanas a día de hoy me siguen mimando y no sólo es que lo reconozco, es que presumo de ello. Que necesito algo, Rosa cual ángel vuela para hacerme el favor que sea a la hora que sea. Que necesito consejos o contar algo que me preocupa allí están mis hermanas para compartir mis sentimientos y acabar la charla con una sonrisa y un OS QUIERO. Que hay que llevar comida para una celebración o quedada en el trabajo; ya se encargan de hacerme empanadas, tartas, lo que sea… mis hermanas sin que yo se lo pida. Las dos se ofrecen para todo pero la DISPONIBILIDAD de Rosa para cualquier cosa las 24 horas del día, los 365 días del año es algo que sólo yo lo sé.

Le encanta saludar a gente conocida. En cualquier viaje, esté donde esté, siempre ve a alguien conocido, (va observando siempre a ver si conoce a alguien)

A la hora de comprar cosas es muy indecisa, y fácil de convencer si tiene alguien al lado que la convence, (María Lechado le ha convencido para cosas) así como el típico comercial que le ofrece algo, ella pica y compra.

En cuanto a sus miedos, yo creo que la oscuridad y los Ladrones de casas son los que más miedo le dan. Sobre todo los LADRONES que roban en casas.

Para mí es como una madre joven. Me cuida mucho y está muy pendiente de mi.

Cuando estudie BUP y COU, me enseño una técnica de hacer chuletas para copiar, que ella usaba y le funcionaba, y me lo explicaba y la puse en práctica y a día de hoy nunca me han pillado…ni a ella…jajajajajaja

Lo mejor de su vida que le ha pasado es el nacimiento de los 4 sobrinos que tiene y aprobar la oposición de maestra en un cole cerca de su casa.

En la música ha tenido muchos éxitos, entre otros ganar un campeonato de ESPAÑA de acordeón que se celebra en Madrid al que había acudido varios años con compañeras de su academia de acordeón.

Conoce tanta gente que en su 40 cumpleaños, el cual fue sorpresa, tuvo 86 invitados 😂.

En el amor ha tenido novietes, pero creo que tiene un corazón tan Grande, que no ha podido dárselo a nadie….ella le gusta tener pareja pero tener tiempo para su familia , amigos…y no todos los chicos pasan por ahí.

Me siento afortunado por tenerla caminando a mi lado en esta vida y ahora también compartiendo también mi afición por correr.

Esa es mi hermana Rosa.

FRAN

       

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/20/d530972979/htdocs/wp-content/themes/gameplan/inc/widgets/latest-post-type.php on line 56

Recent Posts

 
Rosa
¿Cómo llegó Rosa al grupo?. No puedo recordarlo. Seguro que su primer día con nosotros, fue tan discreto, que ni el propio Suso debió darse cuenta de que “teníamos chica nueva en la oficina”.  Seguro que se acercó a nuestro banco de piedra, igual que cuando llegó al mundo, que lloró un poquito para avisar
Fin de semana del 7 al 8 de marzo del 2020 con muchos eventos del equipo susodelafuente
Gran fin de semana para el equipo Susodela fuente, destacar la  gran actuación de Olga en la media maratón de la Haya con 2h3′ También felicitar a Luis Gonzalez y Pedro Vte. en su brillante carrera en el Jabalí trail en Algimia Participación de Julio y José en la mítica media de la Calderona en
Fin de semana del 29 al 1 de marzo del 2020 con muchos eventos del equipo susodelafuente
Este finde sábado salida a la montaña por la Calderona, buena participación del equipo Susodelafuente en la 5km de Ribarroja, y gran actuación Pedro Vicente en la carrera de Escarchon Trail ayer Enhorabuena a tod@s
Salida del equipo a Algimia de Almoacid 22 de febrero del 2020
Bonita salida de montaña del equipo susodelafuente donde no faltaron risas, vivir la naturaleza y disfrutar del paisaje. Además de un entrenamiento para preparar el Jabalí trail .
5km homologados de Never Stop 2020
Gran participación del equipo Susodelafuente en la carrera «Never Stop» del circuito de carreras de Valencia , como siempre gran actuación de sus miembros no solo por sus tiempos en la 5K sino que también por el gran compañerismo. Felicidades Equipo!

Info de contacto

 

Puedes contactarme a través del teléfono o en mi correo electrónico

Telf :     665696525
Email:    info@susodelafuente.com
Direc: Valencia C/Alzira 10, pta 6

Ofertas

 

Escucha Running FM

 

Patrocinadores