Paco Gómez

Había una vez un señor cariacontecido y circunspecto, que daba la impresión de estar siempre enfadado. Cuando te miraba directamente a los ojos, parecía que te estuviese diciendo con la mirada:

-“¡Te voy a dar una hostia con la mano abierta!”. “¡No te me pongas tontorrón, que te metooooo…!.”

Es lo que tiene haber trabajado poniendo a raya a los malos, para que los demás podamos seguir durmiendo tranquilos. Alguien, desde el anonimato, tiene que velar por nosotros, y a eso es a lo que se dedicaba nuestro hombre. Su vida laboral estuvo siempre enfocada al servicio de los demás, arriesgándola incluso, viviendo clandestinamente en domicilios provisionales, en hogares de paso, ficticios… Una doble vida, una vida clandestina. Observaba la vida de los otros, en secreto, como en las películas de espías, lo que le hizo desarrollar la capacidad de analizar hasta el más diminuto detalle. De ahí su manera de mirar, seria y ceñuda, como si estuviese escrutando al personal.

Tantos años ejerciendo de James Bond, dejarían mella en su comportamiento cotidiano. Por ejemplo, su peculiar modo de colocarse las gafas.  Era un truco para despistar al contrario. Como persona de “mente despejada”, era capaz hasta de ver por detrás.

En el camino, y debido a la peculiaridad de sus circunstancias laborales, sacrificó su vida familiar y se perdió años clave del crecimiento de sus hijos, algo de lo que siempre se lamentaría. Tuvo la fortuna de poder anticipar su retiro. El tiempo es algo intangible que no vuelve, que no se recupera, y que se acaba. Por eso tiene más valor que el dinero. Así que eligió sabiamente y se dispuso a vivir de verdad, para él, para los suyos y para sus amigos…

Y es que, en el fondo, Paco, nuestro hombre, a pesar de ese rictus de tío malote que llevaba puesto como consecuencia de esos años que estuvo ocultando su verdadero “yo”, en el fondo, era un hombre bueno. La gente percibía esa bondad con lo que nuestro amigo, en lugar de intimidar a la gente poniendo cara de “pocos amigos”, lo que conseguía era provocar la reacción contraria.

La vida de Paco dio un giro radical. De vivir una vida como ser “invisible”, pasó a ser “visible”. La gente se le acercaba, le quería, y le respetaba. Paco quería parecer fiero, y por extraño que fuera, lo que conseguía era el efecto contrario. Empezaron a salirle seguidores que expectantes le escuchaban como si fuese el último “gurú” de moda.  La gente no se le acercaba con temor, ni le guardaba las distancias, ni evitaba encontrárselo de cara. Al contrario, analizaban con lupa todos sus movimientos e intentaban desenmarañar el significado de sus frases y expresiones.

Como si de un Forest Gump se tratara, las multitudes empezaron a seguirle por “doquiera que fuera”. Sin comerlo ni beberlo se había convertido en un líder aclamado y seguido por todos.

Y Paco, no sabía que hacer ya, abrumado por tanto admirador. Desesperado les gritaba:

“¡Dejadme en paz!”. “¡Estoy de vosotros hasta el chichi!”. “¡Hala!. ¡Todos a cascarla!”

Para despistar a tanto “fan friki” y para quitarse de encima a tanto admirador coñazo, recurrió a las estratagemas más variopintas que puedan imaginarse.

Por ejemplo. Se le ocurrió imprimirse en el dorso de la camiseta el tamaño de sus “atributos”, para como si de un troglodita de las cavernas se tratara, intimidar al personal y conseguir así que lo dejaran en paz. Pero ni por esas. Más bien, con ese peculiar “logo”, consiguió el efecto contrario:

Las féminas enloquecidas, lo aclamaban por la calle:
— “¡Paco, Paco, queremos un hijo tuyo!”.
Y los varones le vitoreaban, y le llamaban con el sobrenombre por el que empezó a ser conocido en todos los medios:
–“¡Paco Tres Patas!. ¡Paco “Tres Patas”!, eres nuestro héroe!”

Y para más Inri, la prensa le entrevistaba a todas horas:

“Por favor, Paco, unas palabras para la televisión. Díganos, ¿Cuál va ser el próximo  número del Gordo de Navidad?

Toda la ciudad aclamándole a su paso, gritando su nombre, queriendo fotografiarse con él, pidiéndole autógrafos,

Desesperado recurrió a todas las artimañas posibles para no ser reconocido por las masas. Y para espantar a quienes le seguían, se vió obligado a salir a la calle de esta guisa.

Y lo único que consiguió es que todos imitasen su estilo transgresor, suigeneris, ecléctico (No tengo ni puñetera idea de lo que quiere decir suigeneris ni ecléctico, pero queda muy bien ponerlo).

Desesperado se fue a vivir al campo donde montó una ganadería y probó suerte haciéndose torero.

Su encanto era tan evidente, que en el grupo de corredores donde entrenaba, tenía imitadores que pensaban que correrían tan rápidos como el, con tan sólo imitar su imagen.

Hasta en Hollywood supieron de su carisma, de manera que todos los actores buenorros de las películas de acción, imitaban el look de Paco.

Su fama llegó tan lejos, que hasta los imitadores malos de Quevedo, le escribían loas y panegíricos:

Loa a Paco, “el deseado”.

Érase un hombre a unas zapas pegado

Érase un corredor superlativo,

Érase un cascarrabias resabiado

Érase un sesentón rejuvenecido.

Érase  un jubilado enfurruñado

Por mil “lunes al sol”, fortalecido

De su fiel Martes es idolatrado

Y por los genes de “Rosita” bendecido

Érase un ser por la fortuna protegido

De una “gacela  angelical” acompañado

Por cientos sus amigos son contados

Y pocos son los contados enemigos

Erase Paco, un ser humano sin rodeos

Con los años,más sabio, cauto, más certero

Ejemplo a seguir por quienes le amamos

Espejo en el que nos miramos “los suseros”.

Y ya voy a dejar de escribir disparates, porque me lío, me lío y al final alguien me va a dar una colleja . Así que para compensar tanto despropósito hablaré del Paco de verdad, el que todos conocemos y queremos, el hombre sencillo y sin doblez que pretende pasar desapercibido, que no gusta de florituras ni ambages. Que es claro y transparente, como le gusta a él que sean las cosas sin barroquismos, ni circunloquios. “Las cosas claras, y el chocolate espeso”. “Al pan pan y al vino vino”.

Ahora entiendo que siendo un corredor tan bueno , no le gusten las carreras de montaña. Tienen demasiados vericuetos, demasiados imprevistos, terreno inseguro, imposible controlar los tiempos, nada claro… Y por la misma razón, no le gusta el pescado (mucha raspa, mucha piel que apartar, es viscoso…), Las cosas simples, sencillas y claras con él. Le gusta el mar  y el sol, y tomarlo sin interferencias. En pelota picada, ¡qué cojones!. 

Es puntillosamente puntual. Siempre el primero en llegar a los sitios. Y madrugador. El primero que se levanta. Pero también, el primero que se va. Y ordenado. Muy ordenado. Tiene que tener sus cosas controladas, en su sitio.

Honesto, cercano, leal. Y escucha. Escucha muy atento antes de hablar (algo que pocos sabemos hacer; todos queremos hablar de nuestro libro).Y cuando ya te ha escuchado, entonces te da su opinión. Si se la pides. Si no se la pides, pide permiso para dártela.

Nuestro querido compañero, a sus gloriosos 65 años recién cumplidos, sabe que cumplir años es obligatorio, pero hacerse viejo es opcional.

Sabe, que uno no deja de ser niño mientras se tenga una madre a quien acudir. Y de momento, él tiene la fortuna de tener una madre, la entrañable señora Rosita tan orgullosa y feliz por ver a su hijo apreciado, querido y amado por todos.

Y sabe que a su edad se puede vivir con mayor despreocupación disfrutando de la vida diez veces más que cuando se es joven, porque entre otras cosas, se piensa más en el futuro de los otros, que en el propio, con lo cual uno acaba viviendo solo en el presente, que es la única forma posible de vivir la vida con plenitud. 

El día que festejamos sus cumpleaños, todos nos olvidamos de la edad que teníamos, porque nos volvimos niños, corriendo  por una Valencia cómplice y festiva que nos prestaba sus calles para que pudiésemos homenajear a nuestro amigo como se merece. Y le acompañamos hasta la meta a la que llegó exultante y feliz.

Pero  la otra meta, la de sus 65 años,  es la que me interesa destacar ahora. Alcanzarla  puede que sea un punto de llegada anhelado y temido por muchos,  pero para Paco sólo es el punto de partida.

Todavía le queda mucho por decir, todavía le queda mucha guerra que dar, y todavía le quedan muchos kilómetros por correr.

Paco, por méritos propios se ha convertido en un personaje icónico para el equipo, y es  uno de los más queridos. Esto es incuestionable

Todo en él es  puro corazón.

Un corazón de seda envuelto en un cuerpo de hierro.

Viendo lo guapetón que estás en esta foto, retiro lo de  serio y ceñudo.

       

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/20/d530972979/htdocs/wp-content/themes/gameplan/inc/widgets/latest-post-type.php on line 56

Recent Posts

 
Paco Gómez
Había una vez un señor cariacontecido y circunspecto, que daba la impresión de estar siempre enfadado. Cuando te miraba directamente a los ojos, parecía que te estuviese diciendo con la mirada: -“¡Te voy a dar una hostia con la mano abierta!”. “¡No te me pongas tontorrón, que te metooooo…!.” Es lo que tiene haber trabajado
Trini
Querida amiga: Te escribo esta carta para poder decirte todo lo que no me atrevo a decirte en persona. Si, ya sé que está pasado de moda esto de escribir cartas, pero  que le vamos a hacer. Soy así de carca. El motivo es para decirte que ya no puedo más. Que me llevas “como
Octavio
La primera vez que hablé con Octavio, allá por el 2013 recuerdo que pensé: “Que chico más modosito, tan serio, tan formal, tan recto”.  ¿He dicho recto?, ¡Y tanto!. Octavio corría ( y aún lo sigue haciendo), tieso como un palo. Corre como se tiene que correr, dejando el torso bien  erguido y dirigido al
Volta a peu fallera 3 de noviembre del  2019
Gran actuación del equipo Susodelafuente en la carrera, donde como siempre, además de nivel competitivo, un gran compañerismo. ¡¡¡Felicidades Equipo!!!
Trail de montaña de Montanejos 2 y 3 de Noviembre 2019
Trail de Montanejos con magníficas sensaciones de todos nuestros atletas y magníficas marcas lo que nos auparon a lo más alto en sus respectivas categorías. Pablo corrió la 15km disfrutando mucho la foto lo dice todo y termino en poco más de 2h. Pedro Vicente y Raquel también hicieron gran carrera en los 30km terminando
Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP, 27 de octubre 2019
Magnífica carrera la Media Maratón de Valencia con más de un 70% de objetivos logrados lo que ver el gran esfuerzo en los entrenos tiene su recompensa. Día para disfrutar de las calles de tu ciudad a tope de animadores y el equipo susodelafuente estuvo también presente en el punto Km20.2 Una especial mención a

Info de contacto

 

Puedes contactarme a través del teléfono o en mi correo electrónico

Telf :     665696525
Email:    info@susodelafuente.com
Direc: Valencia C/Alzira 10, pta 6

Ofertas

 

Escucha Running FM

 

Patrocinadores